Comprar un tensiometro validado es vital si nos queremos asegurar que obtendremos precisión en sus lecturas

La validación del tensiómetro

Cuando estás pensando en comprar un tensiómetro determinado, ya sea un tensiómetro digital, un tensiómetro manual, o el que sea… ¿quién te garantiza que ese tensiómetro será fiable y te ofrecerá precisión en sus lecturas?

En los últimos posts, hemos ido viendo algunos aspectos importantes que debemos tener en cuenta a la hora de comprar un tensiómetro. Pero todavía no hemos tratado uno de bastante importante, y es la de escoger un tensiómetro que haya sido validado.

¿Porqué es importante la validación del tensiómetro?

Hay en el mercado infinidad de aparatos de la tensión, de todo tipo, de todo precio y de todos los orígenes. ¿Quién nos garantiza que ese dispositivo que encontramos en el Carrefour de oferta por 20€ nos dará unos resultados precisos? Absolutamente nadie… Por lo que parece clara la necesidad de algún tipo de mecanismo que nos permita discernir de entre los tensiómetros fiables de los que no.

¿Qué es un tensiómetro validado?

La denominación de Tensiómetro validado, es un indicador que garantiza que ese dispositivo se ha sometido a una serie de tests siguiendo una metodología científica, previamente definida por una sociedad médica. Y que además ha sido evaluado positivamente por los controles que establece ese protocolo. Por lo tanto, digamos que es una forma de garantizar la fiabilidad y precisión del tensiómetro de cara al posible comprador.

Protocolos de validación

Logotipo de la sociedad europea de la hipertension, organismo que trabaja para la validación del tensiómetro

European Society of Hypertension es quien ha tomado la iniciativa en al estandarización de los protocolos de validación de tensiómetros

Cuando se valida un determinado tensiómetro, se hacen ciertas pruebas y evaluaciones, que van en función del protocolo de validación que se ha elegido. Los más usados en estos últimos años son un total de 3, ordenados por importancia serían estos:

  • International Protocol 2010 (también denominado IP2)
  • International Protocol 2002 (también denominado IP1)
  • British Hypertension Society protocol 1993

Como vemos, el protocolo más usado es el International Protocol en su versión 2, que no es más que una revisión de la primera versión del año 2002. Es un protocolo definido por la European Society of Hypertension, ESH, que en su primera edición tuvo el objetivo de retomar el trabajo hecho hasta el momento por la British Hypertension Society. Se ha seguido trabajando hasta hoy en día con el objetivo de actualizar y mejorar en varios sentidos ese primer protocolo del año 1993. Con los protocolos de la ESH se ha intentado simplificar los estudios para que un mayor número de fabricantes adopten la realización de estas pruebas.

Si el tensiómetro que queremos comprar dispone de ese sello, es una garantía para nosotros de que se trata de un dispositivo fiable y que ofrece lecturas precisas.

Para terminar…

Validación de tensiómetro de brazo

Ejemplo de Sello de Validación ESH. Puede presentarse de otras formas también!

Lo que me gustaría que quedara claro, es que a la hora de comprar un tensiómetro, es  importante fijarnos en si el tensiómetro que estamos mirando ha sido validado mediante un protocolo de validación estandarizado o no.

Por lo tanto, ante dos dispositivos de características y precios similares, nuestra recomendación es que te decantes por aquél que ha sido validado, puesto que tenemos garantías de que nos va a funcionar correctamente y a ofrecer lecturas con precisión. Algo muy importante para un tensiómetro!

 

Y recuerda! Si te ha gustado este artículo, puedes compartirlo con los botones de abajo! ;-)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>