Comprar un tensiometro validado es vital si nos queremos asegurar que obtendremos precisión en sus lecturas

La validación del tensiómetro

Cuando estás pensando en comprar un tensiómetro determinado, ya sea un tensiómetro digital, un tensiómetro manual, o el que sea… ¿quién te garantiza que ese tensiómetro será fiable y te ofrecerá precisión en sus lecturas?

En los últimos posts, hemos ido viendo algunos aspectos importantes que debemos tener en cuenta a la hora de comprar un tensiómetro. Pero todavía no hemos tratado uno de bastante importante, y es la de escoger un tensiómetro que haya sido validado.

¿Porqué es importante la validación del tensiómetro?

Hay en el mercado infinidad de aparatos de la tensión, de todo tipo, de todo precio y de todos los orígenes. ¿Quién nos garantiza que ese dispositivo que encontramos en el Carrefour de oferta por 20€ nos dará unos resultados precisos? Absolutamente nadie… Por lo que parece clara la necesidad de algún tipo de mecanismo que nos permita discernir de entre los tensiómetros fiables de los que no.

¿Qué es un tensiómetro validado?

La denominación de Tensiómetro validado, es un indicador que garantiza que ese dispositivo se ha sometido a una serie de tests siguiendo una metodología científica, previamente definida por una sociedad médica. Y que además ha sido evaluado positivamente por los controles que establece ese protocolo. Por lo tanto, digamos que es una forma de garantizar la fiabilidad y precisión del tensiómetro de cara al posible comprador.

Protocolos de validación

Logotipo de la sociedad europea de la hipertension, organismo que trabaja para la validación del tensiómetro

European Society of Hypertension es quien ha tomado la iniciativa en al estandarización de los protocolos de validación de tensiómetros

Cuando se valida un determinado tensiómetro, se hacen ciertas pruebas y evaluaciones, que van en función del protocolo de validación que se ha elegido. Los más usados en estos últimos años son un total de 3, ordenados por importancia serían estos:

  • International Protocol 2010 (también denominado IP2)
  • International Protocol 2002 (también denominado IP1)
  • British Hypertension Society protocol 1993

Como vemos, el protocolo más usado es el International Protocol en su versión 2, que no es más que una revisión de la primera versión del año 2002. Es un protocolo definido por la European Society of Hypertension, ESH, que en su primera edición tuvo el objetivo de retomar el trabajo hecho hasta el momento por la British Hypertension Society. Se ha seguido trabajando hasta hoy en día con el objetivo de actualizar y mejorar en varios sentidos ese primer protocolo del año 1993. Con los protocolos de la ESH se ha intentado simplificar los estudios para que un mayor número de fabricantes adopten la realización de estas pruebas.

Si el tensiómetro que queremos comprar dispone de ese sello, es una garantía para nosotros de que se trata de un dispositivo fiable y que ofrece lecturas precisas.

Para terminar…

Validación de tensiómetro de brazo

Ejemplo de Sello de Validación ESH. Puede presentarse de otras formas también!

Lo que me gustaría que quedara claro, es que a la hora de comprar un tensiómetro, es  importante fijarnos en si el tensiómetro que estamos mirando ha sido validado mediante un protocolo de validación estandarizado o no.

Por lo tanto, ante dos dispositivos de características y precios similares, nuestra recomendación es que te decantes por aquél que ha sido validado, puesto que tenemos garantías de que nos va a funcionar correctamente y a ofrecer lecturas con precisión. Algo muy importante para un tensiómetro!

 

Y recuerda! Si te ha gustado este artículo, puedes compartirlo con los botones de abajo! ;-)

Presión Sistólica y Diastólica como resultado de una lectura del tensiómetro

La presión arterial

Bueno, un tema que tenía pendiente desde el principio, y que ya no podía esperar más en escribir, un artículo sobre La Presión Arterial. ¿Qué es la tensión o presión arterial?, ¿qué significan las cifras de sus medidas? y ¿cómo se deben interpretar? Empezamos!

La Presión Arterial, ¿Qué es?

Cuando late el corazón, se bombea la sangre hacia las arterias. La fuerza o presión que hace la sangre sobre las paredes de las arterias en ese bombeo, es lo que se llama la presión arterial.

Grafico de la presion arterial a lo largo de un ciclo del latido del corazon.

Representación de la variación de la presión arterial a lo largo de un ciclo del latido del corazón. Imagen por Lupino

En un latido del corazón, se produce una contracción y una relajación del músculo. Es lo que llamamos un ciclo cardíaco o ciclo de bombeo (representado en el gráfico superior). La duración de uno de estos ciclos, es de aproximadamente un segundo (para un adulto en estado de reposo).

En este ciclo, el corazón tiene un punto de máxima expansión (contracción), cuando se ejerce la máxima fuerza sobre las arterias por parte de la sangre. Es lo que llamamos presión sistólica, puesto que coincide con la sístole del ventrículo izquierdo del corazón.

En ese mismo ciclo del corazón, cuando se produce la relajación del músculo, es el momento en que se efectua la mínima presión de la sangre sobre las arterias. Esa presión que ejerce la sangre sobre las arterias en ese momento, es la que llamamos presión diastólica, puesto que coincide con la diástole del ventrículo derecho del corazón.

Presión máxima y mínima… ¿Qué son estos números?

La medida de la presión arterial se expresa siempre con dos números, por ejemplo: 117 / 73. Estos números son la presión sistólica y presión diastólica que hemos explicado justo antes, a las que también nos podemos referir como presión máxima y mínima, respectivamente.

Cifras de la lectura con tensiometro de la presión

La lectura superior es la presión máxima o sistólica, y la cifra inferior, es el presión mínima o diastólica.

Son por lo tanto, los límites inferiores y superiores de presión que la sangre ejerce sobre nuestras arterias dentro del ciclo entero de bombeo que hace el corazón.

Esta presión se mide en unas unidad de presión como son los milímetros de mercurio, expresados como mmHg.

¿Cómo interpreto estos valores?

Según los valores de los resultados del tensiómetro (los valores de tensión sistólica y tensión diastólica) podremos clasificar nuestra tensión en unos de los siguientes grupos:

Categorías de la presión arterial
Categoría Presión Sistólica o Máxima Presión Diastólica o Mínima
Tensión Normal <120 y <80
Tensión Normal elevada 120-139 o 80-89
Hipertensión grado 1 140-159 o 90-99
Hipertensión grado 2 160-180 o 100-110
Crisis hipertensiva >180 o >110

Cuando estamos situados en la franja que llamamos Tensión normal elevada (a veces también se le llama estadio pre-hipertensivo), tenemos que dar una especial importancia a seguir unos hábitos de vida saludables. Tanto a nivel de la práctica de ejercicio físico, como con seguir unos hábitos alimentarios saludables. Piensa que este es el punto de inflexión, que te puede hacer desarrollar o no, una futura hipertensión arterial (que recuerda que será crónica!).

Cuando los valores que obtenemos nos sitúan en crisis hipertensiva (esto es, una presión sistólica por encima de 180 mmHg o una presión diastólica por encima de 110 mmHg), primero de todo, asegurarnos que tenemos el brazalete bien colocado, y volver a tomarnos la tensión. En caso de confirmarse estos resultados, debemos entender que estamos en una situación de urgencia que requiere de nuestra visita por parte de un médico que evalúe nuestra situación.  Por lo que recomendamos acudir a nuestro centro sanitario de referencia.

 

Si os ha gustado este artículo, lo podéis compartir o recomendar en las redes sociales usando los botones de aquí abajo! 

Cuatro brazaletes de las distintas tallas existentes

El brazalete del tensiómetro, la medida correcta

En el último post hice un repaso de los distintos tipos de tensiómetros digitales. Una de las conclusiones a que llegamos, fue que el tipo de tensiómetro que ofrece más precisión en sus lecturas es el tensiómetro de brazo.

En este tipo de tensiómetro, el brazalete se coloca en la parte superior del brazo, aproximadamente a 2 cm. de distancia del codo. Hay algo bastante de sentido común, y es que el ancho de brazo es muy distinto entre unas personas y otras. Por lo tanto, no a todas las personas les sirve el mismo brazalete.

La medida del brazalete del tensiómetro es algo muy importante y que influye directamente en la precisión de las mediciones que nos dará el dispositivo [1, 2]. Especialmente en personas con obesidad, los resultados pueden ser bastante más elevados de los reales. Ya podemos tener un tensiómetro de gran calidad y precisión, que si elegimos incorrectamente la medida del manguito, no obtendremos lecturas correctas.

¿Y qué alternativas tengo?

Comprar tensiómetro con brazalete de nuestra talla

Es habitual que en el momento de la compra, exista la posibilidad de escoger un modelo concreto con una medida u otra de brazalete. Nos fijaremos en qué medida necesitamos, y buscaremos el tensiómetro que incluya el manguito de esa medida.

Un brazalete de dos tallas

Opción INTERESANTE! También existen modelos de tensiómetro que el manguito que se incluye cubra un par de tallas, cubriendo por ejemplo la talla de adulto y la talla de adulto con obesidad. En ese caso, a excepción de tener que tomar tensión a niños, con ese único manguito ya tendríamos suficiente.

Este es el caso por ejemplo, del Omron M6 Comfort, que si os fijáis en su tamaño de brazalete, veréis que es de 22-42 cm. Eso es porque han incluido en el mismo brazalete 2 tallas, abarcando así la gran mayoría del paciente adulto (siempre y cuando su ancho de brazo sea como máximo de 42cm).

Comprar un brazalete por separado

Brazalete talla L para adulto con obesidad

Geratherm – Manguito XL para tensiómetro easy med GT-868UF, de 33cm a 43cm para adultos con obesidad

Otra opción, es comprar por un lado el tensiómetro con su brazalete de talla estándar (que es el más habitual que acompañe al aparato) y por separado comprar un brazalete adicional de otra medida. Si por ejemplo en casa nos queremos controlar la tensión tanto yo como mi pareja, y nuestra medida es distinta, lo correcto es tener un brazalete para cada uno.

Si compramos el brazalete por separado, IMPORTANTE tener en cuenta que el nuevo brazalete sea compatible con el aparato que tengamos ya en casa! Piensa que, incluso dentro de la misma marca, los brazaletes que no son compatibles con según qué otros modelos de tensiómetro de la misma marca!

Podéis ver ejemplos de brazaletes de tensiómetro por separado en el apartado correspondiente de la web de GirodMedical.es.

Comprar tensiómetro con varios brazaletes incluidos

Omron modelo 907 de la gama profesional

Omron 907 de la línea profesional, incluye 3 manguitos de las medidas más usadas. Equipo especialmente destinado para consultas médicas o clínicas.

Como último caso, sobretodo en los tensiómetros de gama alta, es habitual que se incluyan manguitos de varias medidas. Estos son especialmente útiles para situaciones en que hay que tomar la tensión a distintos pacientes, donde nos encontraremos con todo tipo de casos.

¿Cómo se cuál es mi talla?

A modo general, podemos decir que existen tres medidas distintas más o menos estándar, y estas van en función del grosor del brazo de la persona a quien tengamos que tomar la tensión. Nos medimos el perímetro de la parte superior del brazo, y miramos a que categoría siguiente pertenece:

  • S, Talla de niño: 18 a 22 cm
  • M, Talla estándar de adulto: 22 a 32 cm
  • L-XL, Talla de adulto con brazo especialmente ancho: 32 a 45 cm

Fuera de estas medidas más habituales, podemos encontrar otras medidas, tanto por arriba como por abajo. Por ejemplo, brazaletes para brazos de 7-14cm de perímetro, especiales para recién nacidos. Y en el otro extremo, existen tallas XL o XXL, para pacientes con un perímetro de brazo especialmente grande, con medidas que comprenden de 42-60cm.

Conclusión

Así pues, hemos visto que otro aspecto importante a tener en cuenta a la hora de comprar un tensiómetro y de usarlo, es la talla del manguito o brazalete. Especialmente en los casos en que tengamos que medir la tensión a un niño o a un adulto con un diámetro de brazo superior a la media.

Si te ha parecido útil el artículo y te ha gustado, compártelo en tus redes sociales preferidas! 

 

Bibliografía

[1]. The effect of cuff size on blood pressure measurement in adults.
Sprafka JM, Strickland D, Gómez-Marín O, Prineas RJ.
Epidemiology. 1991 May;2(3):214-7.
PMID: 2054405