Archivo de la etiqueta: comprar tensiometro

Consejos e información útil para comprar el tensiómetro que mejor se adapte a su caso

Comprar un tensiometro validado es vital si nos queremos asegurar que obtendremos precisión en sus lecturas

La validación del tensiómetro

Cuando estás pensando en comprar un tensiómetro determinado, ya sea un tensiómetro digital, un tensiómetro manual, o el que sea… ¿quién te garantiza que ese tensiómetro será fiable y te ofrecerá precisión en sus lecturas?

En los últimos posts, hemos ido viendo algunos aspectos importantes que debemos tener en cuenta a la hora de comprar un tensiómetro. Pero todavía no hemos tratado uno de bastante importante, y es la de escoger un tensiómetro que haya sido validado.

¿Porqué es importante la validación del tensiómetro?

Hay en el mercado infinidad de aparatos de la tensión, de todo tipo, de todo precio y de todos los orígenes. ¿Quién nos garantiza que ese dispositivo que encontramos en el Carrefour de oferta por 20€ nos dará unos resultados precisos? Absolutamente nadie… Por lo que parece clara la necesidad de algún tipo de mecanismo que nos permita discernir de entre los tensiómetros fiables de los que no.

¿Qué es un tensiómetro validado?

La denominación de Tensiómetro validado, es un indicador que garantiza que ese dispositivo se ha sometido a una serie de tests siguiendo una metodología científica, previamente definida por una sociedad médica. Y que además ha sido evaluado positivamente por los controles que establece ese protocolo. Por lo tanto, digamos que es una forma de garantizar la fiabilidad y precisión del tensiómetro de cara al posible comprador.

Protocolos de validación

Logotipo de la sociedad europea de la hipertension, organismo que trabaja para la validación del tensiómetro

European Society of Hypertension es quien ha tomado la iniciativa en al estandarización de los protocolos de validación de tensiómetros

Cuando se valida un determinado tensiómetro, se hacen ciertas pruebas y evaluaciones, que van en función del protocolo de validación que se ha elegido. Los más usados en estos últimos años son un total de 3, ordenados por importancia serían estos:

  • International Protocol 2010 (también denominado IP2)
  • International Protocol 2002 (también denominado IP1)
  • British Hypertension Society protocol 1993

Como vemos, el protocolo más usado es el International Protocol en su versión 2, que no es más que una revisión de la primera versión del año 2002. Es un protocolo definido por la European Society of Hypertension, ESH, que en su primera edición tuvo el objetivo de retomar el trabajo hecho hasta el momento por la British Hypertension Society. Se ha seguido trabajando hasta hoy en día con el objetivo de actualizar y mejorar en varios sentidos ese primer protocolo del año 1993. Con los protocolos de la ESH se ha intentado simplificar los estudios para que un mayor número de fabricantes adopten la realización de estas pruebas.

Si el tensiómetro que queremos comprar dispone de ese sello, es una garantía para nosotros de que se trata de un dispositivo fiable y que ofrece lecturas precisas.

Para terminar…

Validación de tensiómetro de brazo

Ejemplo de Sello de Validación ESH. Puede presentarse de otras formas también!

Lo que me gustaría que quedara claro, es que a la hora de comprar un tensiómetro, es  importante fijarnos en si el tensiómetro que estamos mirando ha sido validado mediante un protocolo de validación estandarizado o no.

Por lo tanto, ante dos dispositivos de características y precios similares, nuestra recomendación es que te decantes por aquél que ha sido validado, puesto que tenemos garantías de que nos va a funcionar correctamente y a ofrecer lecturas con precisión. Algo muy importante para un tensiómetro!

 

Y recuerda! Si te ha gustado este artículo, puedes compartirlo con los botones de abajo! ;-)

Primer plano de un manómetro

Tipos de tensiómetros

Hoy en día en el mercado hay un gran abanico de tensiómetros a comprar, de varios tipos, cada uno con sus ventajas e inconvenientes. En este artículo haremos una primera clasificación de los distintos tipos, para tenerlo claro a la hora de comprar un tensiómetro.

La principal clasificación podemos hacerla en dos grandes tipos, los manuales y los automáticos o digitales. Dentro de los manuales, tenemos los tensiómetros de mercurio (ya casi en desuso), y los tensiómetros analógicos.

Entonces pues, a grandes rasgos, podemos hacer una primera clasificación agrupando a los tensiómetros en: el tensiómetro de mercurio, el tensiómetro aneroide o analógico, y el tensiómetro digital o automático.

Tensiómetro de mercurio

Imagen de un tensiómetro de barra de mercurio

Tensiómetro de barra de mercurio, actualmente en proceso de desuso

Este tipo de tensiómetro se empezó a usar a principios del siglo XX, y incluso a día de hoy son los aparatos que ofrecen una mayor precisión en las lecturas que ofrecen. Por esa razón, son aún usados en ámbitos donde se requiere precisión, como en los ensayos clínicos dónde la presión arterial es una medida básica del estudio.

Aunque todavía podemos verlos en clínicas y centros hospitalarios, una normativa de la Unión Europea prohíbe su comercialización en territorio Europeo desde hace ya unos años, debido al hecho que su funcionamiento está basado en el mercurio. Este es un metal pesado altamente contaminante para el medio ambiente, y es la principal razón que está provocando el desuso de este tipo de tensiómetro.

Tensiómetro aneroide o analógico

Tensiómetro analógico con todos los componentes

Tensiómetro analógico con todos sus componentes, la perilla el brazal, el manómetro y el fonendoscopio

El tensiómetro aneroide es el más usado en la actualidad en el ámbito médico o clínico. Es de tipo manual, y está formado por varias partes:

  • El brazalete (o brazal) que se coloca en el brazo del paciente.
  • La pera que, a modo de bomba, hace subir la presión al brazalete.
  • Un manómetro para ver la presión actual del brazalete
  • Y por último un fonendoscopio para auscultar el sonido del corazón

Por norma general ofrecen más precisión que los tensiómetros digitales o automáticos, pero por contra, requieren de cierto entrenamiento para usarlos, pues son totalmente manuales, y la detección de la tensión máxima y mínima depende del oído de quién está tomando la tensión.

Tensiómetro digital

Tensiómetro digital Omron, en este caso es un tensiometro de muñeca

Tensiómetro digital o automático de la marca Omron. En este caso se trata de un tensiómetro de pulsera

El tensiómetro digital o automático es el responsable de la popularización de los tensiómetros en la actualidad. Por dos puntos claves: su facilidad de uso y su precio.

Ha convertido un aparato de médico, en un gadget más de casa, donde cualquier persona sin ningún tipo de conocimiento es capaz de tomarse a ella misma la tensión. Es importante valorar este punto de la facilidad a la hora de comprar el tensiómetro.

Tenemos principalmente de dos tipos, en función del lugar de toma de la tensión, pudiendo ser un tensiómetro de brazo o un tensiómetro de muñeca.

Su funcionamiento es muy sencillo. Solo es necesario colocarse el brazalete donde corresponda según el modelo de tensiómetro (normalmente brazo o muñeca), y encender el aparato. El propio tensiómetro se encargará de dar presión necesaria al brazalete, y registrar las lecturas de tensión máxima y mínima.

Más información

En los próximos días iremos publicando una serie de artículos donde analizaremos más en profundidad estos tipos de tensiómetros que hoy hemos repasado brevemente. Queremos dar una visón suficientemente completa para quiénes quieran comprar tensiometro puedan hacer la mejor elección.