Archivo de la etiqueta: tensiómetro de brazo

El tensiómetro de brazo es el aparato más preciso para tomar la tensión tanto en un entorno doméstico como hospitalario. Aquí encontrará información sobre el tensiómetro de brazo.

Cuatro brazaletes de las distintas tallas existentes

El brazalete del tensiómetro, la medida correcta

En el último post hice un repaso de los distintos tipos de tensiómetros digitales. Una de las conclusiones a que llegamos, fue que el tipo de tensiómetro que ofrece más precisión en sus lecturas es el tensiómetro de brazo.

En este tipo de tensiómetro, el brazalete se coloca en la parte superior del brazo, aproximadamente a 2 cm. de distancia del codo. Hay algo bastante de sentido común, y es que el ancho de brazo es muy distinto entre unas personas y otras. Por lo tanto, no a todas las personas les sirve el mismo brazalete.

La medida del brazalete del tensiómetro es algo muy importante y que influye directamente en la precisión de las mediciones que nos dará el dispositivo [1, 2]. Especialmente en personas con obesidad, los resultados pueden ser bastante más elevados de los reales. Ya podemos tener un tensiómetro de gran calidad y precisión, que si elegimos incorrectamente la medida del manguito, no obtendremos lecturas correctas.

¿Y qué alternativas tengo?

Comprar tensiómetro con brazalete de nuestra talla

Es habitual que en el momento de la compra, exista la posibilidad de escoger un modelo concreto con una medida u otra de brazalete. Nos fijaremos en qué medida necesitamos, y buscaremos el tensiómetro que incluya el manguito de esa medida.

Un brazalete de dos tallas

Opción INTERESANTE! También existen modelos de tensiómetro que el manguito que se incluye cubra un par de tallas, cubriendo por ejemplo la talla de adulto y la talla de adulto con obesidad. En ese caso, a excepción de tener que tomar tensión a niños, con ese único manguito ya tendríamos suficiente.

Este es el caso por ejemplo, del Omron M6 Comfort, que si os fijáis en su tamaño de brazalete, veréis que es de 22-42 cm. Eso es porque han incluido en el mismo brazalete 2 tallas, abarcando así la gran mayoría del paciente adulto (siempre y cuando su ancho de brazo sea como máximo de 42cm).

Comprar un brazalete por separado

Brazalete talla L para adulto con obesidad

Geratherm – Manguito XL para tensiómetro easy med GT-868UF, de 33cm a 43cm para adultos con obesidad

Otra opción, es comprar por un lado el tensiómetro con su brazalete de talla estándar (que es el más habitual que acompañe al aparato) y por separado comprar un brazalete adicional de otra medida. Si por ejemplo en casa nos queremos controlar la tensión tanto yo como mi pareja, y nuestra medida es distinta, lo correcto es tener un brazalete para cada uno.

Si compramos el brazalete por separado, IMPORTANTE tener en cuenta que el nuevo brazalete sea compatible con el aparato que tengamos ya en casa! Piensa que, incluso dentro de la misma marca, los brazaletes que no son compatibles con según qué otros modelos de tensiómetro de la misma marca!

Podéis ver ejemplos de brazaletes de tensiómetro por separado en el apartado correspondiente de la web de GirodMedical.es.

Comprar tensiómetro con varios brazaletes incluidos

Omron modelo 907 de la gama profesional

Omron 907 de la línea profesional, incluye 3 manguitos de las medidas más usadas. Equipo especialmente destinado para consultas médicas o clínicas.

Como último caso, sobretodo en los tensiómetros de gama alta, es habitual que se incluyan manguitos de varias medidas. Estos son especialmente útiles para situaciones en que hay que tomar la tensión a distintos pacientes, donde nos encontraremos con todo tipo de casos.

¿Cómo se cuál es mi talla?

A modo general, podemos decir que existen tres medidas distintas más o menos estándar, y estas van en función del grosor del brazo de la persona a quien tengamos que tomar la tensión. Nos medimos el perímetro de la parte superior del brazo, y miramos a que categoría siguiente pertenece:

  • S, Talla de niño: 18 a 22 cm
  • M, Talla estándar de adulto: 22 a 32 cm
  • L-XL, Talla de adulto con brazo especialmente ancho: 32 a 45 cm

Fuera de estas medidas más habituales, podemos encontrar otras medidas, tanto por arriba como por abajo. Por ejemplo, brazaletes para brazos de 7-14cm de perímetro, especiales para recién nacidos. Y en el otro extremo, existen tallas XL o XXL, para pacientes con un perímetro de brazo especialmente grande, con medidas que comprenden de 42-60cm.

Conclusión

Así pues, hemos visto que otro aspecto importante a tener en cuenta a la hora de comprar un tensiómetro y de usarlo, es la talla del manguito o brazalete. Especialmente en los casos en que tengamos que medir la tensión a un niño o a un adulto con un diámetro de brazo superior a la media.

Si te ha parecido útil el artículo y te ha gustado, compártelo en tus redes sociales preferidas! 

 

Bibliografía

[1]. The effect of cuff size on blood pressure measurement in adults.
Sprafka JM, Strickland D, Gómez-Marín O, Prineas RJ.
Epidemiology. 1991 May;2(3):214-7.
PMID: 2054405
Foto de un tensiómetro digital y su brazalete

El tensiómetro digital

Sin duda, el tensiómetro digital es hoy en día el más adecuado para un uso doméstico. Su principal ventaja respecto al tensiómetro aneroide es su facilidad de uso, que lo hace adecuado para todo tipo de pacientes.

Con este tipo de tensiómetro, no se determinan las tensiones máximas y mínimas auscultando con un fonendoscopio, si no que el propio dispositivo toma las lecturas mediante unos sensores en el brazalete. En la mayoría de los casos, basta con colocarse el brazalete, presionar un botón, y esperar a que el dispositivo nos muestre los resultados.

Mujer usando un tensiómetro

Mujer tomándose la tensión con un tensiómetro digital automático

Funcionalidades de un tensiómetro digital

Como se trata de un dispositivo digital, y que por lo tanto funciona con un microprocesador, es muy fácil el poderle añadir funcionalidades adicionales que nos pueden ser de utilidad.

Veamos algunas de estas funcionalidades habituales que nos ofrecen los tensiómetros digitales:

  • Medición del pulso. Nos muestra la cifra de pulsaciones por minuto a qué palpita nuestro corazón.
  • Repetición de la lectura y cálculo de la media. Muchos tensiómetros digitales, hacen la lectura dos o tres veces consecutivas, y el valor que nos ofrecen de la lectura es el cálculo de la media de las distintas lecturas. De esta forma se consigue un resultado lo más real posible.
  • Indicador de hipertensión o hipotensión. Nos alerta si la lectura que nos ha hecho está fuera de los rangos recomendados, ya sea por arriba o por abajo.
  • Detector de arritmias. El dispositivo es capaz de detectar determinados ritmos anómalos del corazón (no cualquier arritmia, pero sí algún tipo), y en caso de detección nos avisa.
  • Almacenamiento de lecturas previas. Dispone de una memoria interna donde se almacenan las últimas lecturas, con lo que podemos comparar los resultados actuales con las lecturas de los últimos días, y ver cuál es la evolución de la lecturas.

Automáticos o semiautomáticos

Una primera clasificación de los tensiómetros digitales, nos hace diferenciarlos en según si son automáticos o semiautomáticos.

Esta diferencia la marca quién da la presión al brazalete. Los automáticos, es el mismo dispositivo el que bombea aire para hinchar el brazalete. En cambio los semiautomáticos, siguen con el clásico sistema de perilla, y somos nosotros quiénes controlamos la presión del brazalete con la pera. Aunque depende del modelo, lo normal es que la bajada de presión se haga de forma automática mediante una válvula electrónica.

Tensiometro Digital semiautomatico

Tensiómetro Digital Semiautomático, vemos el display digital, pero vemos que tiene también la clásica perilla para bombear el aire

Verdaderamente el hecho de tener que bombear manualmente el aire, es una tontería que no aporta ningún tipo de complejidad. Pero quieras que no, el aparato en sí ya pierde parte de la gracia que es la comodidad de simplemente apretar un botón y esperar a que te de los resultados.

Es por esta razón, que la mayoría de la gente que compra un tensiómetro digital, se decanta por el automático respecto del semiautomático.

A nivel de precios, existe una cierta diferencia siendo un poco más baratos los semiautomáticos, pero la verdad es que es muy leve, por lo que según mi punto de vista, el ahorro no compensa. Por lo menos, pienso que el motivo del precio no debe ser determinante a la hora de decantarse por un tensiómetro digital.

Pensad que incluso en los automáticos encontramos de todos precios… Por ejemplo si nos fijamos en los tensiómetros automáticos de la marca Omron (calidad asegurada) en Amazon, donde encontraremos los mejores precios, podemos encontrar:

Personalmente si estás decidido por comprar un tensiómetro digital, yo te recomiendo que te decantes por uno de tipo automático.

De brazo, de muñeca, de dedo…

Tensiómetro automático de dedo

Tensiómetro automático para tomar la medida en el dedo, de la marca Lumiscope

La otra gran clasificación de los tensiómetros, independientemente de si son automáticos o no, es el lugar donde el dispositivo nos va a tomar la medida, siendo los más habituales los de brazo, muñeca y de dedo.

Tensiómetro de muñeca

Tensiómetro automático de muñeca, Omron R2 se puede encontrar sobre los 36€ en Amazon.es

Los de dedo o muñeca, ofrecen una mayor comodidad a la hora de tomarnos la tensión arterial, especialmente los tensiómetros de dedo. Pero CUIDADO, tened en cuenta lo siguiente:

Existen numerosos estudios que concluyen que la mejor localización para hacer la medición de la presión arterial es la parte superior del brazo, por ejemplo (Pickering et al., 2005). Esto es debido a que a medida que nos vamos separando del corazón, las arterias son cada vez más pequeñas, y por lo tanto la presión sanguínea es más alta. Entonces en los casos de tomar la medida en antebrazo, muñeca o dedo, los valores que obtendremos tienen una importante tendencia a ser superiores a la presión arterial real. También es interesante, en este sentido, una guía de la Emergency Nurses Association de Diciembre de 2012 (en inglés) [PDF].

A lo mejor hay quien valora más la comodidad de la lectura que la precisión en los resultados, pero pensad que no es un aparato que estemos usando todo el día, sino que a lo sumo, lo usaremos un par de veces al día… Por un par o tres de minutos que tengamos que colocarnos el brazalete, digo yo que no nos pasará nada!  Y a cambio obtendremos unos resultados más fiables y reales.

También es cierto que estos aparatos, especialmente los de calidad como el caso del Omron R2 de la foto de arriba, tienen en cuenta este factor que comentábamos del aumento de presión, y los resultados que ofrecen ya han sido extrapolados para ofrecer la lectura lo más la equivalente posible a la del brazo.

Resumen

Como resumen, hemos visto que un tensiómetro digital por un lado puede ser: automático o semiautomático. Por otro lado, también los podemos clasificar dependiendo de donde se toma la medida, pudiendo encontrar tensiómetros de brazo, tensiómetros de muñeca y tensiómetros de dedo.

Como recomendación final, yo personalmente me quedo con el tensiómetro automático de brazo, por ser el que ofrece una mayor comodidad de uso y dentro de los digitales, las lecturas más precisas.

Os he puesto también ejemplos de precios de este tipo recomendado, de la web de Amazon:

Espero que esta guía sobre los tensiómetros digitales os haya sido gustado, y sobretodo os haya sido útil! Si tenéis alguna duda más sobre este tema, podéis dejar un comentario aquí abajo del artículo, e intentaré darle respuesta.

Y si te ha gustado esta entrada, puedes compartirla en las redes sociales con los botones de aquí abajo! ;)

Primer plano de un manómetro

Tipos de tensiómetros

Hoy en día en el mercado hay un gran abanico de tensiómetros a comprar, de varios tipos, cada uno con sus ventajas e inconvenientes. En este artículo haremos una primera clasificación de los distintos tipos, para tenerlo claro a la hora de comprar un tensiómetro.

La principal clasificación podemos hacerla en dos grandes tipos, los manuales y los automáticos o digitales. Dentro de los manuales, tenemos los tensiómetros de mercurio (ya casi en desuso), y los tensiómetros analógicos.

Entonces pues, a grandes rasgos, podemos hacer una primera clasificación agrupando a los tensiómetros en: el tensiómetro de mercurio, el tensiómetro aneroide o analógico, y el tensiómetro digital o automático.

Tensiómetro de mercurio

Imagen de un tensiómetro de barra de mercurio

Tensiómetro de barra de mercurio, actualmente en proceso de desuso

Este tipo de tensiómetro se empezó a usar a principios del siglo XX, y incluso a día de hoy son los aparatos que ofrecen una mayor precisión en las lecturas que ofrecen. Por esa razón, son aún usados en ámbitos donde se requiere precisión, como en los ensayos clínicos dónde la presión arterial es una medida básica del estudio.

Aunque todavía podemos verlos en clínicas y centros hospitalarios, una normativa de la Unión Europea prohíbe su comercialización en territorio Europeo desde hace ya unos años, debido al hecho que su funcionamiento está basado en el mercurio. Este es un metal pesado altamente contaminante para el medio ambiente, y es la principal razón que está provocando el desuso de este tipo de tensiómetro.

Tensiómetro aneroide o analógico

Tensiómetro analógico con todos los componentes

Tensiómetro analógico con todos sus componentes, la perilla el brazal, el manómetro y el fonendoscopio

El tensiómetro aneroide es el más usado en la actualidad en el ámbito médico o clínico. Es de tipo manual, y está formado por varias partes:

  • El brazalete (o brazal) que se coloca en el brazo del paciente.
  • La pera que, a modo de bomba, hace subir la presión al brazalete.
  • Un manómetro para ver la presión actual del brazalete
  • Y por último un fonendoscopio para auscultar el sonido del corazón

Por norma general ofrecen más precisión que los tensiómetros digitales o automáticos, pero por contra, requieren de cierto entrenamiento para usarlos, pues son totalmente manuales, y la detección de la tensión máxima y mínima depende del oído de quién está tomando la tensión.

Tensiómetro digital

Tensiómetro digital Omron, en este caso es un tensiometro de muñeca

Tensiómetro digital o automático de la marca Omron. En este caso se trata de un tensiómetro de pulsera

El tensiómetro digital o automático es el responsable de la popularización de los tensiómetros en la actualidad. Por dos puntos claves: su facilidad de uso y su precio.

Ha convertido un aparato de médico, en un gadget más de casa, donde cualquier persona sin ningún tipo de conocimiento es capaz de tomarse a ella misma la tensión. Es importante valorar este punto de la facilidad a la hora de comprar el tensiómetro.

Tenemos principalmente de dos tipos, en función del lugar de toma de la tensión, pudiendo ser un tensiómetro de brazo o un tensiómetro de muñeca.

Su funcionamiento es muy sencillo. Solo es necesario colocarse el brazalete donde corresponda según el modelo de tensiómetro (normalmente brazo o muñeca), y encender el aparato. El propio tensiómetro se encargará de dar presión necesaria al brazalete, y registrar las lecturas de tensión máxima y mínima.

Más información

En los próximos días iremos publicando una serie de artículos donde analizaremos más en profundidad estos tipos de tensiómetros que hoy hemos repasado brevemente. Queremos dar una visón suficientemente completa para quiénes quieran comprar tensiometro puedan hacer la mejor elección.